Oro de 18 quilates | Compra Online Joyas de Tendencia

Oro de 18 quilates

Oro de 18 quilates 2

Como sabrás el oro es uno de los materiales preciosos más demandados en joyería. Este material se mide en quilates y el oro de 18 quilates es uno de sus valores. Pero ¿qué es el oro de 18 quilates? Aunque estés familiarizado con el término es posible que no sepas exactamente lo que quiere decir.

Antes de pasar a explicarte qué significa oro de 18 quilates, vamos a centrarnos en qué son los quilates. Los quilates son la unidad de peso que originariamente se utilizaba para las piedras o las perlas. En el oro se emplea como unidad de medición para saber la cantidad empleada en la fabricación de una joya.

No todas las joyas de oro lo son al 100%, sino en mayor o menor medida este está presente y se combinan con otro metales por diferentes motivos. Si esta cantidad es mayor o menor se mide en quilates.

 

¿Qué significa oro de 18 quilates?

La máxima cantidad que puede tener una pieza de oro son 24 quilates. En proporción a esto, una joya de 18 quilates quiere decir que 18 de las 24 partes que componen la joya son de oro puro y resto es una combinación con otros tipos de metales. En porcentajes sería un 75% de oro puro y un 25% de otros metales.

Cualquier pieza de joyería que se realice en oro deberá tener un número mínimo de quilates o no se podrá considerar como tal. En cada país se miden de una forma diferente. En Estados Unidos el mínimo de una joya son los 10 quilates, en países como Austria, Francia o el Reino Unido el mínimo para uno joya es de 9 quilates. En Dinamarca es de 8 quilates.

En España compartimos la medida con Dinamarca, estando el mínimo de quilates para una joya en los ocho. Aunque aquí no seguimos a pies juntillas el sistema de medida. Porque el mínimo para poder considerar a una joya de oro son 375 milésimas.

 

Ventajas de las joyas de oro de 18 quilates

El oro de 18 quilates es el más próximo a una pieza de oro puro, es decir, de 24 quilates. Es más puro que las joyas con cantidades inferiores, a partir de los 14 quilates para abajo. Aunque no te lo pueda parecer con estos datos, el oro de esta medida tiene varias ventajas frente a las joyas de oro puro.

Las joyas de oro de 18 quilates son más económicas que las joyas de oro puro. Se puede jugar con diferentes tipos de colores al estar mezclado con otros colores, mientras que el puro no. Lo que permite crear piezas con una estética personalizada a gusto del comprador. Además la aleación del oro con otros materiales permite que el grado de impureza que le otorga lo convierta en un material más duro y prevalezca mejor ante el desgaste, los estiramientos o los arañazos que pueda sufrir la joya.

En casa país el oro de 18 quilates se emplea para fabricar tipos de piezas determinadas. En Estados Unidos solo se utiliza para crear anillos de oro de compromiso y alianzas de boda. En España para piezas de diseño, joyas especiales y otras e uso diario. En Europa es posible encontrar oro de 18 quilates en una gran variedad de joyas.

 

¿Qué otros metales puede contener el oro de 18 quilates?

Al ser un 75% de oro puro y un 25% de otros metales el oro de primera ley o de 18 quilates se puede combinar de diferentes maneras. Dependiendo del color que queramos darle se mezcla con otros metales como la plata, el paladio o el cobre.

En el caso del oro de color amarillo de 18 quilates la combinación es de un 75% de oro puro, con un 15% de plata y un 10% de cobre. Las posibilidades son infinitas hasta dar también ese color rosado donde el porcentaje de cobre es más alto o esas diferentes tonalidades de amarillo.

Por último, vamos a desvelar una curiosidad. La palabra quilates también la podéis encontrar escrita con k, kilates. La forma correcta que recoge la RAE (Real Academia de la Lengua) es quilates. La asociación a la letra k seguramente venga por la relación con otras unidades de medida como los kilómetros (km) o los kilogramos (k) pero estas no tienen nada que ver con ella.

Ya sabes qué significa que una joya sea de oro de 18 quilates. Ahora no las verás con los mismos ojos y entenderás el valor que estas tienen dentro del sector de la joyería.