Oro blanco | Compra Online Joyas de Tendencia

Oro blanco

Oro blanco 2

Es frecuente que no acabemos de tener claro qué es el oro blanco cuando la mayoría de piezas de joyería que encontramos en estos negocios son de oro amarillo. Tendemos a pensar que el oro de color blanco es otro tipo de metal precioso que se extrae de forma diferente de las minas con este tono. Esto pasa por el desconocimiento sobre las características de los tipos de oro.

El oro blanco continúa siendo oro, igual que el de tonalidad amarilla. Depende de la aleación con otro metal que se aplique para crear la joya, este obtendrá un color u otro, porque afecta la pigmentación del otro metal. Por eso es posible conseguir joyas de oro amarillo, blanco o rosa.

Vuestra nueva pregunta será cuáles son las aleaciones con las que se hace este tipo de oro blanco. Vamos a explicaros cuáles son y cómo se obtiene este precioso color.

 

¿Es el oro blanco el oro de 21 quilates?

Otra tendencia bastante generalizada es la de confundir el oro de 24 quilates con el oro blanco. El oro de 24 quilates es la medida con la que se denomina al oro puro, pero como hemos explicado en anteriores artículos este no es apto para realizar piezas de joyería ni de cualquier otro tipo.

El oro puro es altamente maleable y muy poco resistente. Aunque presente este color claro, no se puede trabajar con él. Así que el oro blanco es producto de una aleación entre oro puro y otros metales preciosos que le dan esta tonalidad.

 

¿Cuál es la aleación que da lugar al oro blanco?

Ya sabéis que el oro blanco no es oro de 24 quilates, por lo tanto no es oro puro, sino que este es el resultado de una aleación de metales preciosos que tienen u mayor grado de oro. Así que ahora vamos a descubrir cuál es la aleación que da este resultado.

Para dar este característico color a una joya el oro se mezcla con otros metales como son la plata, el paladio, el cobre o el níquel. La proporción de cada uno de ellos determinará la calidad y la cantidad de quilates que posee.

 

¿En qué proporciones se aplican estos metales?

Como hemos explicado en anteriores artículos el oro se mide en quilates. A medida que se combinan con diferentes proporciones de metales estos quilates van variando en proporción a ello.

Así que por ley podemos considerar una joya de oro si como mínimo tiene 9 quilates. De ahí pasamos a los 14 y 18 quilates, siendo este último número el de más valor porque tiene una proporción mayor de oro.

En alta joyería es habitual encontrar que el oro blanco es oro de 18 quilates. Un 75% de oro puro que se combina con plata o con platino para conseguir mantener el color blanco y el brillo de la joya. Son las que tienen un precio más elevado dentro del mundo de la joyería por su pureza.

La proporción del resto de metales varía, siendo de un 25% para el oro de 18 quilates. En cada joyería tienen su propia receta con la que defienden un tipo concreto de aleación por unas razones concretas y para conseguir unos resultados determinados así como característicos de la casa en sus joyas.

 

Cuidado del oro blanco

Las joyas de oro blanco son las más bellas que podemos lucir. Pero tienen desventajas diferentes a las de otro tipo de joyas. Se calcula que en torno a un 18% de personas que lo ha utilizado han tenido una reacción alérgica a él porque estaban mezcladas con níquel. Aunque este metal se puede evitar y se suele hacer en la mayoría de los casos.

En otras ocasiones, el oro blanco se galvaniza con un pequeña proporción de rodio. Es una capa con un espesor muy bajo que es prácticamente poco susceptible a los rayones. Peor que hace que se convierta en un metal expuesto fácilmente a la oxidación, frente a otras piezas de oro en las que esto no ocurre.

Si compruebas que en tu joya de oro blanco se da algún síntoma de oxidación, ve rápidamente a la joyería donde lo adquiriste para que allí le apliquen una capa de protección y así la puedas seguir empleando sin que sucedan más problemas o la oxidación aumente.

Ahora conoces la manera en que se obtiene el oro blanco, con qué aleaciones y tipos de metales. También sabes que el oro blanco no es, directamente, oro puro. Que este puede tener diferentes quilates.

Si quieres encontrar joyas exclusivas de oro blanco visita la colección que tenemos en Brudett. Te vas a enamorar nada más verlas. Son perfectas para lucir en los eventos más importantes de tu vida como el día de tu boda o en lujosas fiestas a las que seas invitada.