¿Cómo limpiar pendientes de plata? | Compra Online Joyas de Tendencia

¿Cómo limpiar pendientes de plata?

¿Cómo limpiar pendientes de plata? 2

Los pendientes de plata son ideales, nada invasivos, discretos y siempre dan un toque de elegancia a cualquiera de nuestros looks de diario o especiales para eventos. Antes de utilizarlos es importante tener presente cómo limpiar los pendientes de plata.

Tras un tiempo sin utilizarlos es posible que aparezcan signos de ese color negro característicos producto del paso del tiempo, de la humedad o de conservarlos en mal estado. No te preocupes porque no es el fin del mundo que esto ocurra. Es algo bastante natural que le ocurre a las joyas de plata, los pendientes no están libres de ello.

Si aplicas los remedios caseros que vamos a nombrar en Brudett, ten claro que tus pendientes se mantendrán como el día en que te los regalaron. Con ese color tan característico y su brillo sin comparación.

Diferencia entre limpieza rutinaria y profunda. Los métodos de los que hablamos están encaminados a la limpieza profunda. Pero si mantienes una correcta limpieza rutinaria, a base de jabón neutro y agua tibia, será mucho más fácil el mantenimiento de tus pendientes.

 

Cómo preparar tus pendientes de plata para limpiarlos

Antes de proceder a la limpieza de los pendientes de plata, ten presente estos detalles que son bastante importantes. Fíjate en la composición de la pieza. No solo por la cantidad de plata, también porque quizás lleven un adorno o motivo que no debes pasar por alto y este sea de otro material.

Sigue las indicaciones de la joyería donde adquiriste los pendientes de plata para no provocar ningún daño en la pieza y mantener limpios todos los materiales de los que pueda estar formada.

Conoce el porcentaje de plata que tienen tus pendientes de plata. Esta es la forma de conocer exactamente el tipo de método con que es más correcto limpiarlos y los posibles problemas que te puede acarrear si utilizas un producto indebido. Cuanto menor sea el porcentaje, menor es la dureza de los pendientes.

 

Métodos con los que limpiar pendientes de plata

Ten una serie de elementos preparados en casa para limpiar tus pendientes de plata y cualquier otro tipo de joyas de este material noble. Estos son cepillos de cerdas suaves, bicarbonato, limón, sal, papel de aluminio y recipientes donde verter el agua caliente.

  • Sal y agua tibia

La plata tiene un brillo especial que no queremos perder. Como material precioso hay que tratarlo de una manera muy delicada para mantenerlo. La sal y el agua tibia te van a permitir conseguirlo.

Son dos materiales no invasivos, aunque ten cuidado con la sal porque puede arañar la parte superficial de los pendientes. No vayas a frotar esta mezcla sobre los pendientes. Te recomendamos que en este remedio utilices el papel de aluminio con el que envolver los pendientes, si es posible, separados y los introduzcas en el recipiente.

Deja reposar durante unos minutos para que ejerza su efecto y desincruste la capa de color negro de suciedad de la superficie de la pieza de plata. Así recuperarán el brillo.

  • Bicarbonato y agua

El bicarbonato es el producto estrella, lo puedes comprobar leyendo otros consejos sobre cómo limpiar joyas de plata. Te servirá tanto para pendientes como collares o pulseras. El azufre que desprende al estar en contacto con el agua desprende la capa de suciedad.

También para este método te recomendamos que envuelvas los objetos de plata en papel de aluminio para protegerlos y que no se rocen dentro del recipiente. Después desenvuelve y sécalos.

 

Cómo limpiar pendientes de plata con adornos

Al principio te comentábamos que tengas en cuenta si tus pendiente de plata tienen piedras preciosas o adornos en otros materiales para que no se dañen al limpiarlos. Si no quieres sumergir estos en ninguna de las mezclas que te recomendamos, tienes la opción de empapar un trapo y limpiarlos con este.

Especialmente si se trata de piedras preciosas como los diamantes. Estos están pegados con pegamento y puede disolverse si se pasa demasiado tiempo en el agua caliente o si el agua se cuele por sus huecos.

Limpia con el paño húmedo y cuando acabes coge otro paño seco con el que asegurarte que no queda ningún resto. Esta es la parte más importante del proceso, que no quede ni un solo resto entre las rendijas de la pieza. Porque puede ser la causa de que un día pierdas uno de los adornos de tus pendientes.

Es muy fácil cuidar en casa tus pendientes de plata. Aunque si la suciedad no saliese con nuestros métodos caseros, ve a tu joyero de confianza para que examine con exactitud la pieza y te recomiende cómo actuar.

Visita nuestra sección de pendientes de plata y ahora que sabes cómo hay que cuidarlos, no tengas miedo y llévate todos aquellos que te enamoren nada más verlos.