¿Cómo limpiar pendientes de oro?

¿Cómo limpiar pendientes de oro? 2

¿A quién no le gusta lucir uno preciosos pendientes de oro? Largos, cortos, con diamantes, sean del estilo que sean a todas nosotros nos encanta lucir pendientes de oro. Para evitar que se estropeen, se ensucien o pierdan su brillo, te vamos a enseñar unos sencillos trucos para limpiar tus pendientes de oro y que jamás pierdan su característico brillo que tanto te favorece.

El oro es un metal precioso que se utiliza frecuentemente en joyería para crear todo tipo de alhajas. Los pendientes son muy demandados porque es raro que estos causen alergias y favorecen enormemente al rostro femenino.

Su limpieza no es que sea complicada, pero es importante tener en cuenta algunos detalles para que no se produzcan daños al hacerlo. Su composición a veces no es de oro puro, así que es necesario tener diversos factores en cuenta antes de ponerte e limpiar tus pendientes de oro en casa.

 

Consejos para limpiar tus pendientes de oro

El mejor elemento al que recurrir para disolver la suciedad que se acumula en los pendientes de oro tras pasar una buena temporada en el joyero es el agua. Un elemento natural que no es abrasivo.

Para proceder a la limpieza de los pendientes solo tienes que colocar la pieza en un recipiente lleno de agua y poner esta a hervir en la cocina de tu vivienda. Aplica este método solo en el caso de que se trate de una pieza de oro liso. Es decir, que los pendientes no estén acompañados de ninguna piedra preciosa que se despegue con el calor que desprende el agua hirviendo o el vapor de agua que se genera y se cuela por los huecos en el cuerpo de la joya.

No es necesario que viertas una cantidad de agua excesiva. Si colocas tus pendientes junto con otras joyas de oro que vayas a volver a utilizar, ten cuidado de que el recipiente sea lo suficientemente grande como para que no se toquen y se produzcan arañazos entre ellas al entrar en contacto.

Cuando el agua se haya enfriado es el momento de introducir la mano para sacarlos y secarlos con un paño suave hasta retirarla por completo. Una vez secos podrás ponerte de nuevo tus pendientes de oro.

Otra forma bastante efectiva de limpiar los pendientes de oro en casa es con aspirina efervescente. El ácido de estas se dice que es muy bueno para desincrustar la suciedad de la parte exterior de los pendientes.

Para comprobarlo solo tienes que echar un par de aspirinas en un vaso con agua, dejar que se disuelvan mientras también está dentro la pieza de oro. Dejo los pendientes en el vaso durante unos minutos para que la aspirina haga su acción. Después retíralos y sécalos con un paño suave. Insistimos en la utilización de un paño suave para secarlos porque es importante no emplear productos que los puedan dañar.

El papel de aluminio también te puede ayudar a sacar el brillo de tus pendientes de oro. Pon en un recipiente el papel de aluminio, vierte agua caliente y mezcla con jabón neutro. Coloca dentro los pendientes y déjalos reposar varios minutos. Enjuaga y seca al aire libre. Esta solución la puedes aplicar para limpiar una gran cantidad de materiales que utilizas a diario en casa y otras joyas de oro.

 

Cómo limpiar pendientes con piedras preciosas incrustadas

Si los pendientes que vas a limpiar además de ser de oro tienen piedras preciosas incrustadas, ninguno de los trucos que acabamos de recomendarte te van a servir. Porque pueden llegar a tener consecuencias negativas despegando las piedras al colarse entre sus huecos y el cuerpo de oro de los pendientes.

Olvídate del agua que de seguro se introduciría por los huecos y eliminaría el pegamento de las piedras con la joya. Sustituye los recipientes de agua por un paño húmedo con jabón. Te servirá el jabón líquido de lavavajillas en pequeña cantidad mojado en un paño.

Frota los pendientes con suavidad y retira los restos del jabón con otro paño húmedo y libre de este producto. Una vez compruebes que lo has retirado por completo tras frotar, de nuevo suavemente, varias veces es el momento de coger uno seco y terminar de retirar los pocos restos de agua.

Coloca los pendientes boca abajo para que así salga el agua que se haya podido colar por los huecos entre la piedra preciosa y los pendientes. Evita que para secar entren en contacto con calor porque el remedio puede ser peor.

Antes de ponerte a limpiar tus pendientes de oro o cualquier otra joya de oro que tengas en casa y quieras volver a ponerte esta temporada, compruebes que se encuentran en perfectas condiciones. Si no es el caso, lo mejor es que acudas a un profesional de confianza para que los limpie por ti.