¿Cómo limpiar joyas de oro?

¿Cómo limpiar joyas de oro? 2

Las joyas de oro son especialmente delicadas. Este metal noble es uno de los más valiosos que se utilizan en la joyería para crear diferentes tipos de piezas. Es normal que tras un tiempo en el joyero tengas que limpiar tus joyas de oro.

No te lleves las manos a la cabeza porque es una cuestión mucho más fácil de lo que puede parecer a priori. Es normal que te preocupe es hecho de causar algún tipo de daño a la pieza de oro que pretendas limpiar. Estate tranquila porque si sigues los consejos que te vamos a dar en Brudett no les ocurrirá nada y volverán a recuperar el brillo del día que de dejaron deslumbrar en su pequeña caja.

 

Consejos y advertencias antes de limpiar tus joyas de oro

Para que después no haya malentendidos, primero queremos darte una serie de consejos y de advertencias sobre cómo debes limpiar y cuidar tus joyas de oro. Ya sabes el dicho, mejor prevenir que curar y esto es justo lo que pasa con este tipo de alhajas.

Presta atención a estos porque te van a ayudar a que el color y el brillo de tus objetos de oro perduren por mucho más tiempo. Cuando no utilices tus anillos de oro, collares de oro, pulsera de oro o pendientes de oro guárdalos en lugar seguro, en una cajita o en un joyero separados unos de otros para que no se rayen.

Si no tienes diferentes recipientes donde dejarlos, envuélvelas en paños suaves y pequeños de manera que no entren en contacto. O también te sirven las bolsitas individuales que vienen junto a la mayoría de las piezas. Esta es su utilidad.

Diferencia a la hora de limpiar una joya de oro entre las que tienen una piedra preciosa como un diamante o una gema incrustados y las joyas que son de oro liso. Este segundo grupos lo podrás limpiar fácilmente, sumergiéndose en alcohol. El típico alcohol que aplicamos para las heridas.

En caso de que tras dejar unos minutos la joya de oro en alcohol la suciedad no desaparezca, ve a tu joyero de confianza para que examine la pieza e investigue las causas que han provocado ese tipo de suciedad.

Jamás emplees un producto como la lejía para limpiar tus piezas de oro. Si piensas en hacerlo hazlo con muchísima precaución porque se trata de un producto extremadamente agresivo al que se recurre en las tareas del hogar con el objetivo de desinfectar. Por lo que este podría deteriorar el color de la pieza.

 

Métodos para limpiar las joyas de oro y potenciar su brillo

Ahora que ya sabes estos consejos y los vas a tener presentes antes de ponerte a limpiar tus joyas de oro en casa, vamos a explicarte unos cuántos métodos, muy fáciles y rápidos, de hacerlo en casa.

  • Con jabón neutro o detergente de lavavajillas

El jabón neutro no tiene un ph agresivo, lo que le hace perfecto para limpiar las joyas de oro independientemente de su forma. Si no tienes jabón neutro en casa, el jabón de lavavajillas tiene una composición muy parecida y te sirve para sustituirlo.

Mezcla un poco de jabón con agua tibia para preparar el producto que va conseguir quitar la suciedad de tus joyas de oro. Coge un cepillo sin usar de cerdas suaves que tengas por casa. En los paquetes de los supermercados suele venir más de uno. Ten uno en casa para estas ocasiones.

En el momento que el agua y el jabón haga espuma, moja el cepillo y ponte a frotar suavemente la pieza de oro que quieras limpiar. Al ver que esta está limpia y has eliminado todos los restos, seca con un paño suave, retirando todos los restos de la mezcla.

  • Pasta de dientes

De nuevo te hará falta el cepillo de dientes y el agua tibia. La pasta de dientes tampoco es especialmente agresiva con el oro y te servirá para limpiar tus joyas si no están especialmente sucias.

Pon un poco en la superficie de las cerdas del cepillo, frota hasta que quede una capa uniforme sobre la alhaja y retíralo con agua. Seca con un paño y otra vez tendrás lista tu pieza para volver a ponértela.

Si se trata de una joya de oro con diamantes u otro tipo de piedra preciosa, no dejes que entre agua por los huecos. Menos aún si se trata de agua caliente o tibia porque podrían acabar con el pegamento que une la joya y la piedra.

En estos casos es mejor que utilices un paño húmedo para retirar los productos y seques las joyas boca debajo de manera que escurra todo el agua que haya podido dejar el paño húmedo sobre su superficie.

Visita nuestra colección de joyas de oro y llévate todas las que te enamoren ahora que sabes cómo cuidar de ellas en casa.